sábado, 25 de septiembre de 2010

Capitulo 17

Por Tati
Estaba totalmente exhausta no podía creer que después de llegar de viaje me encontrara con la sorpresa de que la abuelita de mi mejor amiga estaba muerta... mi amiga está destrozada y no me pude ir hasta no dejarla en la cama dormida....

Al llegar a la casa me encuentro con un sobre de manila y me dio curiosidad al notar que venía dirigido a mí y no a mis padres; al abrirlo veo que es un boleto con destino a Uruguay y una carta. Donde decía que todas las chicas del foro éramos citadas a descubrir todo lo que esos sueños que habíamos tenido significaba. Y por lo que veía era muy importante...

La verdad no tenía ganas de ir a sí que no le di importancia y deje el sobre para ir a dormir...
**********

Estaba en un bosque corriendo escondiéndome de algo o alguien los pies me dolían y sabia que en cualquier momento el cansancio me vencería pero al avanzar empecé a ver una sombra al irme acercando me di cuenta de que era un castillo medieval y la puerta principal estaba abierta sentía un mal presentimiento pero algo de ese castillo me atraía; al entrar todo estaba oscuro y solamente salía un poco de luz de una puerta entreabierta al final de un pasillo, al acercarme poco a poco me di cuenta que la luz era una vela que iluminaba un despacho donde habían dos personas discutiendo:

- Esto tiene que acabar no podemos dejar que ellas se enteren de lo que significan esos sueños.
- Y según tu qué quieres que hagamos matarlas???
- No sería mala idea, pero antes debemos reunirlas a todas.

No me di cuenta en qué momento empecé a retroceder hasta que choque con algo…

Me levente asustada no podía creer que ese sueño fuera real aunque dentro de mí lo sabía desde hace un tiempo todo lo que soñaba se volvía real en especial cuando estaba relacionado con las chicas.

Me levante de la cama decidida a ir a la reunión aunque la razón me decía que era totalmente arriesgado y estúpido tenía que decirles a las chicas…


**********

Ya en el avión sabia que iba tarde al encuentro pero a última hora me decidí por ir…

Al llegar al aeropuerto de Uruguay cogí un taxi para que me llevara al hotel estábamos a 24 de abril y no sabía que había pasado ayer con ellas lo único que esperaba era no haber llegado tarde…

Quede muy impresionada al darme cuenta que el hotel rubí no era eso sino una mansión, y en la puerta estaba un lindo chico de cabello negro y ojos oscuros que al acercarme me di cuenta de que eran azules; me sonrió y dijo:

- Pensamos que no iba a venir señorita Vásquez sus compañeras deben de estar en ese momento recuperándose de la fiesta de anoche.
- La fiesta de anoche dije dudosa.
- Si anoche celebraron su encuentro y a algunas les fue un poco mal con el trago, pero bueno nada que no se pueda solucionar.

Cogió mis maletas y me las ayudo a entrar a la “mansión”; vi que las chicas iban bajando las escaleras cuando me voltee a mirarlo y ya no estaba.