sábado, 26 de marzo de 2011

Capítulo 31 Parte 1

Despues de tan larga espera les traigo un nuevo cap de Nuestra historia
espero que lo disfruten

Por Ivonne

Después de los últimos acontecimientos que hemos descubierto de que Roci es una llavecita (como ahora todas le decíamos), Naxii puede leer ese extraño libro que encontraron y que Tati es una descendiente de las sacerdotisas de la sabiduría esto se pone más peligroso e interesante no puedo negarlo. Pero algunas todavía no habíamos descubierto nuestro poderes o tal vez si y no habíamos dicho nada como era en mi caso y no porque no quisiera decírselo a las chicas pero Bones me había hecho prometerle que no diría nada por el momento ya que antes de hacerlo debería controlarlo puesto que si no lo hacía de nada serviría que las demás lo supieran. Aunque me imaginaba que algunas lo sospechaban las más observadoras o por lo menos Sid que era mi compañera de cuarto ya que casi ni pasaba mucho tiempo ahí o quizás se imaginaba que no llegaba porque quería estar en otra parte con mi amado Bones a solas los dos juntitos, pero para mi desgracia Bones se tomaba muy en serio lo de este entrenamiento solo cuando veía que estaba agotada y no podía más es que podíamos pasar un tiempo juntos y tranquilos de verdad.
-Quiero que sepas que Sher me molesta todos los días porque piensa que estamos haciendo otras cosas cuando salgo contigo en medio de la noche y más porque le pregunta a Sid que a qué hora regreso, y ella nunca puede decir y muchas veces me cubre-decía esto al mismo tiempo que me acostaba en la colchoneta que teníamos para practicar.
-Pero porque dices que no hacemos otras cosas si muy bien sabes que si la hacemos-me dice al mismo tiempo que me acaricia con sus manos y con un rápido movimiento me giraba para quedar cara a cara con él.
-Porque la mayoría del tiempo estas en plan de guardián entrenándome y dejándome exhausta- me da una sonrisa traviesa como queriéndome decir que otras veces me ha dejado exhausta por otro motivo.
-Tomare en cuenta tus palabras-me dice al mismo tiempo que sus labios tocan los míos dándome un beso lleno de pasión que me causa escalofríos en todo el cuerpo, lentamente me va quitando la ropa y yo hago lo mismo con la de él. Muchas veces él toma esto como entrenamiento también ya que con esta distracción debo mantener el escudo que he puesto en la habitación y no dejarlo caer, es increíble que él pueda concentrarse en muchas cosas a la vez y más cuando estamos así. –No dejes que se desvanezca, concéntrate en mantenerlo y en tener tus sentidos abiertos, percibe todo a tu alrededor y lo que sentimos nosotros.
-Ok, deja de hablar que así no me concentro-solo se echa a reír y sigue en lo que estaba: acariciándome, besándome y tocándome por todos lados, después de un buen rato de juegos y demás cosas pudimos llegar al clímax sin que yo dejara caer el escudo, cada vez se me hacía más fácil al principio solo con que me besara mi escudo dejaba de protegernos pero poco a poco iba mejorándolo en mantenerlo aunque Bones me hiciera todo lo que me hacía.
-Cada día mejoras más-me dice orgulloso.
-O cada día pierdes tus habilidades-le dije con una sonrisa.
-No creo que ese sea el caso, por la manera que me has hecho esto-decía enseñándome la espalda, yo solo pude echarme a reír.
-Tienes toda la razón-mientras que curaba lo que le había hecho.
-Cada que tanto te cansas ahora usando tus poderes.
-Depende de lo que haga: si es el escudo puedo mantenerlo por horas pero al final siento como un mareo cuando estoy llegando al límite, creo que en una batalla puedo usarlo hasta el final si es que no me lastiman mucho; la curación cada vez es más rápida solo toma un poco de tiempo si son heridas de gravedad, he estado creando nuestros propios amuletos y bendiciéndolos para que nos protejan por si por algún motivo nos separamos y para que podamos encontrarnos si eso llega a pasar.
-¿Cuántos amuletos has creado?
-Casi para la mayoría, solo me faltan como 3 entre esos el mío.
-¿Por qué lo has dejado de último?
-Bueno he estado leyendo el libro que me diste y ahí decía que para crear amuletos para personas allegadas y para uno mismo debía hacer primero el de todas las demás y al final uno hace el suyo para que las bendiciones fueran efectivas al cerrarse las creaciones.
-No pensé que lo hubieras leído, ¿en qué tiempo?
-Para que tu veas, que poca fe me tienes como no lo iba a leer si me interesaba, jajaja.
-Lo de controlar los poderes no lo he podido hacer, ya que después pueden sospechar de mí y muchísimo menos lo de las transformaciones.
-Si lo sé para eso tenemos que salir de la mansión pero sería muy arriesgado.
-Pero más arriesgado no sería no poderlo controlar en el momento que es necesario.
-Sí, yo también he pensado en eso, debemos encontrar una manera para salir sin que empiecen a hablar o sospechar.
-O más fácil seria hablar con ellos y decirles la verdad.
-Es muy arriesgado, todavía no sabemos si nos están vigilando y si de alguna manera pueden enterarse de lo que hacemos o hablamos, por eso cada vez que venimos aquí te he dicho que crees el escudo para que podamos hablar tranquilos sin que nadie nos escuche ni sepa dónde estamos creando una ilusión.
-Bueno, tienes razón pero no me gusta engañarlas ni esconderles nada pero por el momento tendrá que ser así y claro falta el ultimo poder que dices que tengo que solo se manifestara el día de la lucha o cuando sea necesario.
-Esos son los que tengo conocimiento que tendrías por ser descendiente de Atenea pero siempre hay otros poderes que son solamente tuyos el día que aparezcan lo sabremos.
-¿Y ahora qué?
-Te acompaño a tu cuarto para que descanses un poco y en la mañana seguiremos con tu otro entrenamiento.
-El que si saben todas.
-Ese mismo, ten un poco de paciencia que llegado el momento se lo podremos decir-me ayudo a levantarme y guardamos las cosas que estaban tiradas, verificamos si no había nadie alrededor dando un paseo nocturno y quite el escudo y salimos directo para la casa, me acompaño hasta mi cuarto al abrir la puerta vi a Sid durmiendo tranquilamente.
-Nos vemos mañana, descansa para que puedas recuperar tus energías-me dio un beso lento de buenas noches y se fue.
-Hasta que por fin llegas, pensé que nunca lo harías-me sorprendió que estuviera despierta.
-Pensé que estabas dormida.
-Estaba esperándote, tengo algo que contarte.
Me fui a sentar en su cama parecía nerviosa e intranquila.
-Bueno que fue lo que paso.
-Estaba tranquilamente dormida y de repente tuve un sueño pero no fue uno normal estaba como en la cabeza de alguien, estaban invadiendo mis sueños para que yo viera lo que ella quisiera.
-¿Pudiste ver de quien se trataba?
-Sí, y no vas a creer a quien vi.
-Sid, ¿a quien viste?
-Era Sher, ella estaba en mi cabeza haciéndome ver lo que quería hacer con Rhage o lo que estaba haciendo con él, no fui a comprobarlo.
-Pero si fue así, entonces parece que Sher tiene el poder de la hipnoquinesis y si te hizo ver eso debe ser que todavía no lo controla o no sabe que lo tiene.
-Espérate, la hipno… ¿qué?
-Hipnoquinesis es la habilidad de poder controlar los sueños de las personas y poder hacerles ver en su mente lo que se desee. También tiene el control sobre las pesadillas y el poder de alterarlas a peor o mejor. Puede hacer dormir a su enemigo por un tiempo determinado.
-Ok… y tu sabes eso porque…
-He estado leyendo.
-¿De dónde?
-Un libro que me dio Bones.
-Mira y yo pensé que no hablaban.
-Voy a seguir ignorando sus comentarios a respecto de eso.
-¿Al final que fue lo que vistes?
-Cosas que no debería querer ver de Sher y Rhage- no pude evitar reírme.
-Tú sabes las ganas que Sher le tiene a Rhage así que no me parece extraño que te transmita eso.
-Si pero hay que hacer que controle ese poder porque yo no voy a aguantar mucho viendo esas escenas creo que el porno se le queda corto.
-Ya veremos que hacer mañana ahora solo podemos dormir.
-¿Dormir? ¿Y si sueño de nuevo?
-No creo, si no lo controla puede que este cansada y sin energía así que hoy ya no te tienes que preocupar por eso.
-Espero, me sigue sorprendiendo lo mucho que sabes de esto. Ya hablaremos mejor mañana, buenas noches.
-Buenas Noches- le dije levantándome de su cama para cambiarme y acostarme en la mía. Puede ser que en ese libro aparezcan los demás poderes que faltan por manifestarse a las demás chicas, veré si mañana encuentro el tiempo para terminar el libro para poder ayudar si es necesario y todavía me faltaba terminar los amuletos y mejor era apurarme para que no nos agarraran desprevenidas y para poder controlar mejor nuestros poderes.