sábado, 26 de marzo de 2011

Capítulo 31 Parte 2

Por Ivonne


A la mañana siguiente todas nos reunimos en el comedor y no podía evitar reírme por la mirada que Sid le lanzaba a Sher, como diciendo “Se lo que has estado haciendo y con quien” como era de comprender Sher no entendía nada y eso confirmo que no sabía el poder que tenía.
-Ya estoy harta de esto, me puedes decir que hice o porque me miras así-Sher exploto de repente sorprendiendo a casi todas, y no pude evitar reírme más fuerte y con eso su mirada se dirigió hacia mí.
-Tú también sabes de qué se trata, no entiendo nada.
-Sher tranquilízate que así no vas a lograr nada y Sid por favor ya deja de mirarla así-trate de sonar lo más sería posible-. Terminemos de desayunar y después hablamos-creo que después de eso todo mundo comió deprisa y rogando por que los guardianes no se aparecieran todavía. Después que terminamos de desayunar nos dirigimos al salón de reuniones para hablar “tranquilamente”.
-Empiecen a hablar-nos dijo Sher un poco fuera de sí.
-Bien, bien, anoche Sid tuvo un sueño.
-Y eso que tiene que ver conmigo.
-Relájate Sher y déjame hablar-le conteste y por fin se quedo callada. Como iba diciendo anoche Sid tuvo un sueño en donde sospechamos que tú te habías metido en su mente, controlando lo que ella soñaba, algo que tu deseabas o que estaba sucediendo en ese mismo momento-la mire y le pregunte-¿Qué estabas haciendo ayer en la noche? –y su cara lo dijo todo. Así que parece que no fue algo que quisieras hacer sino que lo estabas haciendo.
-Ivonne, por favor ya basta, que yo fui la que lo soñó.
-Lo siento, Sid, pero parece que nuestra amiga Sher ayer se divirtió con su amado Rhage.
-Como sea, pero no se que pudo haber pasado.
-Si no me equivoco ayer tu poder por fin salió a la luz, lo que me parece extraño es que Rhage no se diera cuenta, aunque debe ser que lo tenías un poco ocupado para prestar atención a las demás cosas-todas las chicas habían comprendido lo que quería decir y se echaron a reír.
-Sher, debes controlar tus poderes, porque te aseguro que yo no voy a estar aguantando esas escenas en mi cabeza y ni que decir si se lo llegas a pasar a algunas de las menores decentes, así que habla con Rhage y ponte a entrenar para controlarlo.
-Alguien hablaba de mí-en la puerta del salón apareció Rhage cubriendo toda la entrada con su cuerpo, dándonos una mirada cautelosa a cada una de nosotras para al final terminar con la mirada fija en Sher, que al parecer no lo había visto desde su sesión de anoche y pude ver un brillo en su mirada que prometía muchas cosas y yo no quería saber esas cosas, así que aparte la mirada de ellos y me concentre en otra cosa, al parecer todos los guardianes nos andaban buscando ya que aparecieron uno detrás de otro en el salón, llenándolo por completo.
-Parece que nos perdimos una reunión importante-algún guardián lo dijo pero no pude saber quien, estaba buscando a Bones que parecía no estar ahí y era muy extraño que todos los guardianes estuvieran ahí y él no.
-Ivonne-me llamo Charlie, dirigí mi mirada hacia él-Bones me pidió que te dijera que tendría que salir esta mañana y podías tener la mañana libre que tu sabrías que hacer con ese tiempo-asentí con la cabeza y todas las chicas me querían matar por no tener que entrenar y ellas sí.
-Ya es hora de entrenar, andando- y vi salir a todas con sus guardianes no muy felices de ello, me quede pensando si Bones no iba a estar por aquí porque no me lo habría dicho anoche ya me tendría que dar explicaciones cuando regresara mientras tanto iba a terminar de hacer los amuletos para dárselos en la noche a cada una de las chicas.
Me dirigí hacia el cuarto a agarrar los implementos y buscar un lugar lleno de paz que nadie me interrumpiera lo que iba a hacer me faltaban pocos y necesitaba tener toda la concentración posible para acabarlos a tiempo y que nadie se diera cuenta de lo que estaba haciendo.
Antes de empezar, pronuncie las palabras para alejar toda la mala vibra que hacia cerca y en este lugar:

“Magia viene, magia va, sacúdete ahora de este lugar,
vuelve a tu ciclo natural,
vuelve a tu camino retomar”


Luego de eso empecé a hacer los amuletos que me faltaban, el mío era el más complicado ya que tenía que contener los otros talismanes de los distintos amuletos que había hecho para todas las chicas pero al final pude terminarlos y solo me faltaba lanzar el hechizo de protección y habían tantos que no me decidí por ninguno en particular y pensé que mejor era cubrir todo lo que pudiéramos así que lance un par de hechizos:

Ven a mi luz del sol, dame ahora tu bendición,
dale las fuerzas a estos collares,
que reciban una energía especial....


Que el poder de la Naturaleza resida en estos collares
y que proteja a los portadores en sus andares.

Salve seres protectores nuestros movimientos, el círculo esta completo, bendiga estos collares con los 4 elementos....

Para que todo salga como debe ser, algo d ayuda debo tener, a los seres de luz invoco así, traigan sus bendiciones aquí...


Después de terminar de citar los hechizos estaba un poco cansada, me puse el collar y recogí todas las cosas y prepare la cajitas donde iba a estar cada uno de los collares, y salí del lugar para dirigirme a las habitaciones de las chicas todavía quedaba un poco de tiempo antes de que regresaran del entrenamiento fui a la habitación de cada una de las chicas y en cada cama deje una cajita con su respectivo collar de esa manera al regresar lo verían luego me dirigí hacia mi habitación y me acosté en mi cama a descansar y esperar que Bones apareciera. Tenía todas las intenciones de terminar el libro pero estaba muy cansada y los parparos se me cerraban al siguiente segundo ya estaba dormida y parecía que este sueño iba a ser muy diferente al que hubiera tenido antes.

Era un pueblo en una noche oscura las personas hablaban tan rápido que no podía entender que sucedía, corrían de un lado para el otro tratando de escapar o de esconderse pero pasaban al lado mío sin determinarme es decir que no me podían ver así que empecé a caminar a ver de dónde venía la gente y de que se escapaban cuando estaba más cerca del lugar pude ver unos rostros conocidos, eran ¡¡nuestros guardianes!! Pero no estaban solos estábamos ¡¡nosotras!! Todas las chicas estaban aquí y puede verme a mí también esto quería decir que estaba teniendo una premonición o algo así no podía ser posible que esto tuviera pasando, pero cuando más me acercaba más me daba cuenta que si era posible trataba de ver a que nos enfrentábamos pero había mucho humo y no podía ver bien, me di cuenta que me estaba acercando a mi otro yo y que Bones estaba a mi lado diciéndome algo mi otro yo sé giro hacia atrás como si pudiera verme, Bones le hizo una pregunta pero ella no le prestaba atención su vista estaba en mi ella se me acerco, esto era muy extraño mientras más se acercaba me di cuenta que yo también empecé a caminar hacia ella, Bones iba atrás de ella para asegurarse que tuviera bien protegiéndola, protegiéndome.
-¿Me puedes ver?
-¿Qué estás haciendo aquí? ¿Este no es tu lugar?
-Te aseguro que si fuera por mí no estaría aquí, pero solo me quede dormida y aparecí aquí, ¿por qué puedes verme?
-Porque yo soy tu, tu eres yo, somos la misma persona aunque no estemos en el mismo campo astral.
-¿Por qué crees que aparecí aquí?
-Creo que fui yo quien te llamo
-¿Para qué?
-Para que vieras esto, esto es lo que pasara, esto es para lo que tienen que prepararse, ya veo que terminaste los amuletos, haz que lo usen enseguida, cada vez están más cerca del momento de la verdad, en donde tendrán que luchar junto a sus guardianes, esto que estás viendo es lo que se avecina. Debes presionar a Bones para que te lleve a entrenar afuera, para evitar las transformaciones y controlar los poderes de los demás y rápido ya que esos te servirán el día de la batalla.
-Pero contra quien nos enfrentamos
-Eso no te lo puedo decir, estaría revelando mucho y seria una catástrofe cambiar el futuro.
-¿Cómo pudiste llamarme?
-Por el collar, al ponértelo estamos en la misma sintonía y así es más fácil comunicarnos entre nosotras pero no te preocupes todo saldrá bien. Solo recuerda lo que te he dicho y te aseguro que ya es el momento de decirle la verdad a las chicas de tus poderes y a los demás guardianes para que sepan con que cuentan, pero por nada del mundo digas lo que has visto aquí solo a Bones puedes decírselo, las chicas deben concentrarse en otras cosas, tanto Bones como tu tienen una misión diferente aquí, confía en él pero también has valer tu voz como siempre y has que te haga caso en tus presentimientos en tus instintos y veras que saldrán victoriosos. Ahora tienes que irte, que estoy segura que Bones ya llego a tu lado y puede estar un poco desesperado porque no despiertas.
-Nos volveremos a ver
-Puede ser que sí.


Y de pronto me aleje de todo, ella regreso junto a Bones y yo regrese a mi cuerpo, a mi cama, a la mansión a donde había un gran escándalo en mi cuarto.
-Puedes callarse, cual es el escándalo que cargan, uno trata de dormir-en eso siento que me agarran de los hombros, me levantan y me abrazan fuerte pude sentir su olor y supe que era Bones.
-¿Estás bien? ¿No te paso nada?
-Sí, estoy bien, porque me debería haber pasado algo si solo estaba durmiendo.
-Ivonne, hace más de media hora que estamos tratando de despertarte y nada y Bones ya estaba un poco histérico.
-Solo estaba un poco más cansada de lo normal, termine de hacer los amuletos.
-¿Lo que encontramos en nuestras camas?
-Si esos, ¿ya se los pusieron?
-Bueno, no… no sabíamos de quienes eran.
-Son regalos para ustedes para que estén protegidas y si por alguna razón nos separamos podamos encontrarla fácilmente.
-¿Cómo que tu lo hiciste?
-Bueno, tengo algunos poderes variados, que pronto les diré pero ahora no puedo, tengo que hablar unas cosas con Bones, así que si nos disculpan- a ninguna les gusto que no les dijera las cosas de una vez pero tenía otras cosas que hablar con Bones que era más importante en este momento.
-Me asustaste-fue lo primero que dice Bones al quedarnos solos.
-Lo siento, no era mi intención, pero puedo explicártelo pero creo que aquí no es un buen lugar para que hablemos, mejor vamos al cuarto de entrenamiento para decirte todo-salimos de la casa, mientras veía que todos estaban en el comedor comiendo y me lanzaban miradas llenas de preguntas que sabía que en la noche iban a acorralarme para sacarme toda la información pero más tarde me preocuparía por eso. Al llegar al cuarto, subí las barreras del escudo y fue mucho más fácil que antes nos sentamos cerca el uno del otro y le empecé a contar donde había estado y todo lo que había visto.
-Por supuesto me dijo que siguiera siendo igual que siempre dando valer mi voz y que hicieras caso a mis instintos.
-Jamás te he dejado de lado y siempre te escucho.
-Bueno ahora tienes que escucharme, hay que decirles a todos mis poderes, para que sepan con que contamos no podemos seguir ocultando esto, podemos hacerlo en otro lugar o aquí o donde quieras puedo usar el escudo para que no tengamos problemas y estemos seguros.
-Siempre consigues todo lo que quieres conmigo.
-Me alegra saberlo-le dije con una sonrisa y le di un beso rápido.
-Eso no es un beso de verdad-le sonreí y lo bese de verdad como tanto quería, no quería separarme pero tenía que hacerlo tenía que prepararme para lo que venía.