martes, 15 de febrero de 2011

Un San Valentin Mejorado


La escuela estaba llena de corazones y de cupidos por todas partes esta fecha me traía muy malos recuerdos entre el engaño de mi novio bueno ex novio y la broma pesada que me hizo Marcos el año pasado. Todo estaba de maravilla entre mi novio y yo (bueno eso creía) hasta que lo encontré con las manos encima de mi llamada mejor amiga el engaño me dolió demasiado ella sabia todo lo que yo sentía por el pero no le importo las semanas que vinieron fueron difíciles ya que la gente empezó a hablar, a mi no me importaba mucho pero de todas maneras saber que cada vez que alguien se callaba era porque estaban hablando de ti era horrible e incomodo. Después vino la llamada “broma” en esta fecha exactamente ya había casi superado a mi ex cuando Marcos me invito a salir empezó mal desde el principio, chico impuntual, la cena fue de feria y ni siquiera íbamos a la feria y para acabar empezó a llover así que quedamos todos empapados, no teníamos nada en común excepto que íbamos a la misma escuela pero fuera de eso nada, era como si lo hubiera hecho a propósito que todo haya salido mal (y así era) al final de la noche trato de besarme pero no lo deje y entre a mi casa, que cita mas desastrosa! Al dia siguiente me entere que todo lo que había pasado había sido por una apuesta (que todo lo que salió mal fue planeado) para ver que tanto podía aguantar sin mandarlo a volar y parece que fui la ganadora ya que dure hasta el final de la cita, me molesto demasiado que me hubiera usado para eso pero por lo menos aprendí una lección con estas experiencias: ¡Los chicos de la escuela no valen la pena, son tan inmaduros!
Regresemos al ahora, recorriendo los pasillos adornados de San Valentín y yo sin tener a nadie con quien celebrarlo lo bueno es que tengo a mis amigas.
-Jess, te estaba buscando, ¿adónde te habías metido?
-Estaba viendo que tan cursi estaba nuestra escuela, dime para que me buscabas.
-¡Te enviaron algo!- me dijo Emily toda entusiasmada
-Que quieres decir con que me enviaron algo.
-De San Valentín, tienes un admirador.
-Porfavor, Emily que locuras dices.
-En serio Jess, míralo por ti misma- y era verdad fuimos caminando hasta mi casillero y ahí la vi, una carta en forma de corazón, Dios quien seria el insensato que hizo algo así, no sabe lo cursi que se ve eso.
-Que haces ahí parada, ábrela y léela.
-Ok, ok…-y la abrí y lo que decía me dejo impactada.

Creo que las cosas entre nosotros pudieron ser muy
diferente, me gustaría que me dieras otra oportunidad
para que te des cuenta de mi verdadera forma de ser
solo te pido eso, una oportunidad. Estaré esperando
tu respuesta.

Y no fue eso lo que mas me sorprendió sino quien la firmaba “Marcos” este chico piensa que voy a caer de nuevo en su juego, estaba muy equivocado.
-Idiota-murmure.
-Es de…
-Si, pero que se pensara.
-Tal vez es cierto lo que dice.
-Porfavor, Emily: árbol que nace torcido, nunca su rama endereza.
-Que drástica, Jess.
-Mejor vámonos sino llegaremos tarde.
El resto del dia paso casi normal digo casi porque Marcos trataba de acercarse a mí pero yo lo esquivaba todo el tiempo ni lo dejaba que me dijera ni una palabra al terminar el dia, me fui caminando como siempre a mi casa en el camino me detuve en el parque para pensar un poco. Me senté en una de las bancas y me puse a analizar la situación.
-Hasta que puedo encontrarte a solas y sin que salgas huyendo.
-¿Qué haces aquí? ¿Me estas siguiendo?
-Puede decirse que si-me respondió con una sonrisa.
-No has entendido que no quiero saber nada de ti.
-Se que empezamos mal pero te pido que me dejes explicarte y que me des una oportunidad.
-¡Explicarme que!
-Se que hacer esa apuesta no me hizo quedar bien contigo pero lo que pasa es que no me atrevía a acercarme a ti así como si nada y eso me dio una oportunidad para hacerlo, después que terminaste con Pedro me sentí aliviado no es que quisiera que sufrieras por él, no era un buen tipo para ti no te merecía y bueno sabia que iba a ser difícil empezar algo con alguien más en tan poco tiempo y por eso estaba esperando el momento indicado para hacerlo pero después mis amigos hicieron esa apuesta pero no iba a ser yo el que la cumpliera podía ser cualquiera y preferí arriesgarme yo a que otro te hiciera pasar un peor momento, por eso lo hice no fue ni para burlarme de ti ni nada, te lo juro.
Yo no podía hablar y si pudiera no sabia que decir, en pocas palabras creo que sino entendí mal él acaba de decir que gusta de mi y a pesar de todas las cosas no iba a hacerme la loca él también me gustaba a mi por eso acepte salir con el desde un principio pero con todo lo que paso no creí que llegaríamos a esto.
-Jess, yo se que las cosas no fueron bien al principio por eso quiero que me des una oportunidad y que me dejes demostrarte como soy en realidad. Me podrías decir aunque sea algo me estas matando con tu silencio.
-Es que no se que decirte, me has sorprendido, jamás pensé que te gustara y todo lo que me has contado es como una novela.
-Solo dime que me darás una oportunidad, eso es lo único que te pido.
-Espero esta vez no equivocarme de nuevo contigo pero en verdad quiero intentarlo-me abrazo, me alzo y me dio vueltas en el aire.
-Vas a ver que no te vas a arrepentir y vas a tener la mejor cita que hayas tenido nunca, te lo aseguro.
-Eso espero, porque la última dejo mucho que desear-y me eche a reír.
Y de verdad fue la mejor cita que pude tener llego super puntual hasta antes de la hora, me llevo a un restaurante muy lindo decorado con velas y muchas flores al aire libre, después caminamos agarrados de la mano admirando el paisaje y hablando de nuestros gustos, descubriendo que si tenemos cosas en común y así el tiempo se paso volando al regresar a mi casa me acompaño hasta la puerta.
-La pase increíble.
-Viste, lo prometido es deuda-y se fue acercando a mí. –Crees que esta vez si me permitas darte un beso.
-No lo se, tendría que pensarlo-y le sonreí.
-No lo pienses mucho y déjate llevar-y termino de desaparecer el espacio que había entre nosotros, fue un beso suave y perfecto que demostraba todo lo que sentíamos, me dejo llena de mariposas y volando desde el principio.
-Te quiero mucho, Jess, gracias por darme esta oportunidad.
-Yo también te quiero Marcos y de verdad no me arrepiento de habértela dado.