martes, 31 de mayo de 2011

Descendientes

Hellooo, como estan todos???
los he tenido como abandonados o es mi imaginacion?? jajajaja
bueno empece clases de mi maestria y es un horario canson y matador pero me encanto la primera clase esperemos que siga asi...
Se preguntaran por el titulo.... que sera.... pues.... creo que se imaginaran... jajajaja
Una nueva historia, lo pensaron? o ni por ahi les paso?
pues espero que les guste, esta historia fue escrita para un concurso de un foro Dark Guardians asi que aqui se les dejo y espero sus comentarios
besos ^^
Descendientes


-No vas a creer lo que encontré en el ático.
-Hola Allie, ¿Cómo estás? Hola Rachel, yo estoy bien ¿y tú?
-Sí, si lo que sea, préstame atención.
-Como siempre.
-Me vas a dejar explicarte lo que encontré ¿o no?
-Habla Rachel.
-Te acuerdas de la vez que estábamos tratando de “invocar” a alguien.
-Como olvidarlo, casi no puedo dormir por semanas por tu culpa. La suerte es que no funcionó.
-Pero ahora podemos cambiar ese final…
-¿A qué te refieres?
-En el ático encontré un libro de invocaciones donde está explicado paso a paso que es lo que hay que hacer y hay pruebas que demuestran que si han logrado invocar o hacer que alguien aparezca del más allá.
-No me estás hablando en serio, ¿verdad?
-Crees que jugaría con esto…. No me contestes.
-Y me dices esto, porque….
-¿Todavía no lo adivinas?
-No quiero ni intentarlo.
-Allie, esta es nuestra oportunidad para conocer a alguien del pasado o del futuro o de donde sea que lo invoquemos.
-No quiero hacerlo, Rachel.
-No seas miedosa, ¿Que nos puede pasar?
-Digo, ¿Qué traigamos a un asesino, violador, a alguien que este descansando en paz? o peor que cuando haga su aparición no nos podamos deshacer de él y se quede vinculado con nosotras ¡¡¡para siempre!!!
-Relájate, el libro que encontré tiene todo lo que necesitamos saber.
-¿Ese libro de donde apareció? ¿Por qué aparece ahora? ¿No te parece extraño?
-Vamos a casa y te lo muestro-caminamos rumbo a mi casa para poder enseñarle el libro a Allie, no le podía decir de donde lo había sacado porque estaba segura que si se lo decía le iba a dar algo y si la quería tener a mi lado para hacer esto mejor omitir algunas cosas. –Mira aquí esta.
-Gua, parece imponente.
-Allie solo es un libro.
-Lo sé Rachel pero míralo bien, mira el nombre como brilla y está como sobresaliente “Dark Guardians”-y al decir las palabras hubo un extraño viento que nos dejó impactadas. –Esto no está bien, mira lo que pasó con solo decir su nombre ¿y si hacemos lo que quieres hacer y pasa algo peor?
-Solo fue una brisa, debe haber alguna ventana abierta no te preocupes tanto. Además…-no puede terminar de hablar cuando en la portada aparecieron tres chicas pero no parecían tres chicas cualquiera parecían guerreras, guardianes, poderosas, cualquier cosa que pudiera imaginar. Allie chilló y soltó el libro este cayó al piso con un sonoro golpe. – ¡Allie, contrólate!
-¡Pero viste eso! ¡Ellas no estaban ahí!
-Lo vi, te dije que era un libro impresionante. Tenemos que abrirlo.
-¿Cómo que tenemos que abrirlo? ¿No lo habías abierto?
-Pues… en verdad no… lo que pasa es que atrás hay indicaciones de cómo debe abrirse para no desatar el mal
-Rachel, ¿no estás hablando en serio?
-Allie, te necesito tenemos que hacerlo entre las dos sino el libro no se abrirá.
-Mejor, no quiero tener nada que ver con esto.
-Por favor, por favor, por favor…. Nunca te pediré una cosa así de nuevo, solo esta vez.
-Eso ni tú te lo crees.
-Bueno, haré el intento de no pedirte una cosa así de nuevo pero por favor vamos a abrirlo y ver que dice.
-Rachel, sé que contigo no viviré muchos años porque haciendo cosas así lo más seguro es que nos caiga una maldición en donde no viviremos hasta ser viejitas.
-Exageras, verás que si te casaras, tendrás hijos, nietos y todo eso lo vivirás.
-Esperemos…. Bueno, ¿qué es lo que hay que hacer?
-Sabía que no me fallarías, déjame traer los implementos.
-¿Implementos? ¿Tenias todo preparado, verdad?
-Por supuesto, hay que estar preparados para todo. Primero hay que hacernos protecciones para impedir cualquier posesión o ataque.
-¿Posesión? ¿Ataque? Esto cada vez me gusta menos.
-Solo es para prevenir, no porque de verdad vaya a pasar.
-Te juro que si nos pasa algo te voy a matar.
-No, nos pasara nada no te preocupes, ahora agarra esto lo hice ayer en la noche tiene todas las protecciones que podemos necesitar-le di un pequeño amuleto. –y amárratelo bien que no se pueda soltar.
-Dios, ¿de dónde has sacado esto? ¿Desde cuándo eres bruja?
-No se necesita ser una bruja para hacer un amuleto de protección, recuérda que todos tenemos energía que podemos aplicarla a objetos para que nos protejan, para hacer hechizos y demás.
-Ok, ok gran hechicera de la magia blanca. ¿Qué más?
-No te burles. Ahora hay que decir estas palabras, pronunciar estos nombres y esperar que aparezcan las chicas.
-Espérate un momento, ¿a quienes estamos invocando? ¿Quiénes son estas chicas?
-Son guardianes.
-¿De qué?
-Buenoo… no lo sé para eso hay que abrir el libro.
-Estamos invocando a algunas chicas, que no sabemos que protegen, ni nada de ellas. ¿De verdad quieres que haga eso?
-Por supuesto, míralas-le señale la portada y ellas las vio. –No parecen que fueran a hacernos daño.
-Claro que no, parece que van a matarnos a penas las saquemos de ahí. ¿Cómo sabes que para abrir el libro hay que invocarlas a ellas? ¿No hay otra manera de abrirlo sin que las tengamos que invocar?
-Ya te lo dije, leí las instrucciones y esa es la única manera para abrir el libro.
-Pues hagámoslo-pusimos el libro en un atril, nos tomamos de las manos encerrando el libro en el medio y dijimos las palabras:

En este momento y a este lugar, invocamos a las que prometieron salvar, a este libro de toda maldad; Pamela, Ana, Daniela, valientes y poderosas guerreras, cumplan con lo que se ha pactado, aparezcan ahora ante el libro sagrado.

Nada más al acabar de decir esas palabras nos rodeo una energía muy poderosa, el viento soplaba fuerte, algunas cosas cayeron al piso hasta creí que nosotras también íbamos a caer pero nos mantuvimos agarradas fuertemente de las manos hasta que todo pasó. Al ver el libro vimos como poco a poco se iba abriendo hasta que el sello fue quitado completamente.
-Sabía que iba a funcionar.
-Sabía que iba a tener que matarte, viste lo que paso aquí y según tú nada iba a pasar.
-Pero si no pasó nada, solo un poco de viento, algunas cosas volaron pero pudimos abrirlo.
-Por suerte no se nos aparecieron las guardianes porque así si tendría que matarte.
-Tranquila, ahora veamos el libro.
-Espera un momento, mira la portada-al verla entendí un poco de la angustia de Allie y de su cara de preocupación. –Esto definitivamente no está bien
-Debe ser que para abrir el libro ellas tienen que….
-Aja, tienen que, ¿qué?
-Bueno no sé, algo tienen que hacer para que pudiéramos abrir el libro.
-Como salir de la portada y estar paradas fuera del libro en carne y hueso…
-Podría ser.
-¡Es que lo es!-me agarró de los hombros y me giró hacia la puerta y ahí paradas estaban las tres guardianes igual como salían en la portada con sus armas a mano y no parecían muy contentas.
-Bueno… esto si no me lo imaginé.
-Como he dicho, te voy a matar.
-No antes que nosotras y no solo a ella, también a ti-dijo una y estuvieron a punto de lanzarse encima de nosotras pero algo las detuvo o alguien parecía la mayor de ellas pero tampoco para tanto, podían estar cerca de la misma edad pero ella parecía la que mandaba.
-Esperen un momento antes de hacer algo debemos saber el motivo del porque estamos aquí.
-Creo que eso sería muy bueno ya que no querrán matar a alguien inocente y nosotras somos inocentes.
-¡Silencio! ¿Cómo consiguieron el libro?
-Pues… lo encontré aquí en mi casa.
-¿Aquí? ¿Por qué estaría aquí?-y se pusieron a discutir entre ellas, Allie me agarró la mano y me señalo el libro.
-Ahora quieres leerlo, ahora que estamos en medio de esto-le dije en voz baja.
-Pues así podemos descubrir quienes son antes que nos maten y tener alguna idea para que no lo hagan, te dije que esto iba a acabar mal-solo la miré y abrí el libro al principio en las primeras páginas estaban la descripción, con la imagen y el nombre de cada una de las guardianes, vi que tenía razón que la que habló era la mayor Ana, después seguía Pamela y de última Daniela, parecía que esta última era de armas tomar ya que fue la primera en decir que tenían que matarnos, leí rápidamente cada una de sus cualidades, fortalezas y demás a mi parecer estábamos en problemas, pasé las páginas rápidamente hasta que encontré algo que me llamó la atención, yo también estaba en él bueno se parecía a mi pero tenía otro nombre.
-Estás viendo lo mismo que yo.
-Por supuesto, eres tú, bueno se parece a ti con otro nombre parece que eres descendiente de ella o algo por el estilo.
-Esto puede ser bueno para nosotras, digo si estamos aquí puede que era cosa del destino que tuviéramos que abrirlo no creo que ahora nos puedan matar tal vez hasta nos tengan que proteger.
-¿Proteger de qué?
-Pues ni idea pero de algo no crees… por algo paso esto.
-Ya vienes con tus ideas locas.
-¡¡Pero cómo se atreven a tocar el libro!!-las dos saltamos por el grito que nos dio Daniela.
-Teníamos que encontrar pruebas para que no nos mataran
-Ah sí, ¿y que encontraron?
-Pues parece que soy descendiente de… -mire de nuevo el libro. –Charlotte- me miraron con cara de sorpresa o de horror no sabía muy bien cómo interpretarlas pero avanzaron rápidamente hacia donde estaba el libro y nosotras nos hicimos para atrás por instinto.
-Ahora que recuerdo se parece demasiado.
-Entonces, tú crees que…
-Lo estás viendo igual que yo.
-Quiere decir que…
-Eso parece.
-¿Qué creen? ¿Qué quiere decir?
-Que ha llegado el momento de la reencarnación, de protegerte y esperar que no se vuelva a repetir la historia.
-¿Qué historia? ¿Protegerme de quien? ¿Reencarnación? No entiendo nada.
-Paso a paso… déjanos empezar a contarte una historia de tus antepasados y así podrás entender todo esto-aunque parecía increíble lo que me estaban contando, creía completamente lo que me decían.
-Entonces ¿voy a ser una reina?
-Eres una reina
-¿Pero de donde?
-Eso es lo que tenemos que descubrir. Mientras tanto tienes que tener mucho cuidado, si tu reencarnaste y nosotras estamos aquí lo más probable es que lo que te hicieron daño en el pasado también estén aquí y quieran impedir que tu llegues al trono.
-Y pensábamos que este último año iba a ser tranquilo-dije mirando a Allie.
-Bueno lo más seguro es que te divertirás en grande, esto es lo que siempre quisiste en tu vida, algo emocionante y no la vida común que llevamos todas las demás personas. Ya se me hacia raro que fueras tan, tan…
-¿Tan qué?
-Impulsiva, lanzada, pasional, apasionada, enérgica, amante del peligro…
-Entendí el punto.
-Siempre fue así pero en otra época no tenía la libertad que parece que tiene ahora y eso puede traer más problemas.
-Pero porque antes me hicieron daño, no lo entiendo. ¿Qué hice mal?
-No hiciste nada mal-me dijo Pamela cariñosamente.
-Fue… por un hombre
-No puede ser, me destronaron, me mataron y demás por un hombre
-No era un hombre cualquiera, era Él hombre.
-¿Qué paso?
-Bueno nadie sabía de tu existencia hasta muchos años después ya eras una adolescente cuando te trajeron al reino, antes de tu llegada el trono iba a ser para un familiar tuyo, lejano por supuesto ya que no quedaba nadie más pero al llegar tú las cosas cambiaron el trono era para ti por ser hija de quien eras, eras descendiente de la primera rama familiar y Cassandra no estuvo muy contenta con que la destronaras. Él hombre iba a casarse con la heredera al trono pero tú no quisiste ya que tú querías vivir un amor verdadero pero eso fue lo que colmó el vaso de Cassandra quiso vengarse de ti por quitarle el trono y a su esposo.
-Pero no dijiste que no acepte casarme con él.
-Sí pero se enamoraron locamente las personas solo tenían que verlos para darse cuenta de la manera de como se amaban.
-Apuesto que fue amor a primera vista como siempre quisiste-dijo Allie sonriendo.
-Así fue como pasó, después de que te coronaron todo se vino abajo, la venganza de Cassandra comenzó tratamos de protegerte pero no pudimos nos debilitó tanto que lo único que pudimos hacer fue encerrarnos en el libro para no estar a su merced y esperar a que reencarnaras.
-Siento mucho…
-No se disculpe, nosotras nos tenemos que disculpar con usted por no ser lo bastante fuertes para protegerla.
-No creo que ese haya sido el problema pero ya hablaremos de eso después.
-Tiene razón ahora mismo lo que hay que hacer es descubrir qué papel tenemos en este siglo y cuál es nuestra misión además de protegerla-con eso se giraron y empezaron a buscar en el libro mientras tanto Allie y yo nos miramos y salimos.
-Definitivamente este año va a ser muy emocionante para ti, ¿no lo crees?
-Emocionante y peligroso, que más se le puede pedir a la vida-le sonreí, pensando en el giro que había dado mi vida, estaba fascinada por todo lo que me esperaba de ahora en adelante. Esta vez iba a ser muy diferente no permitiría que me mataran, ni que le hicieran daño a nadie que estaba bajo mi protección y mucho menos que me separaran del hombre de quien estaba enamorada (cuando apareciera) muchas cosas para hacer y muchas decisiones que tomar pero esto no es el fin es solo el comienzo de esta historia.