miércoles, 5 de enero de 2011

Capitulo 26

Helloo, se que habiamos tenido un poco abandonada esta historia pero aqui seguimos asi que no pueden perderse los caps que siguen que estaran buenisimos
besos ^^

Por Pame
Nuestros días en la mansión estaban lejos de caer en la rutina, en la mañana nos reuníamos con nuestros sexis guardianes para entrenar y por las tardes Leroin y Acheron nos daban “lecciones” para aprender a entrar en los sueños y saber utilizar bien nuestros dones.

—Los Oniros son seres oscuros, por más que roben la luz y la energía de las personas, por eso es que siempre van a querer más. —nos explicaba Acheron.

—No deben dejar que les hablen, son engañosos y si logran tener una conversación con ustedes les será muy fácil llevarlas al lado oscuro, más si ustedes no logran dominar sus dones, serán presas fáciles —dijo Leroin, quien hoy andaba un poco irritado, y Jaz no estaba de mejor humor, puesto que Leroin no apareció en toda la mañana y ella no pudo hacer los ejercicios.

…Cuando íbamos camino al almuerzo después del entrenamiento de la mañana y de pasar por nuestros cuartos para darnos un baño y cambiaros, nos encontramos a Stefan y a Leroin que estaban esperándonos para acompañarnos al salón, todos unos caballeros!!!

—Bueno, bueno, mira Pame, el señor Leroin va a tener la cortesía de alegrar nuestro almuerzo con su presencia —me dijo Jaz, con el tono más afilado y sarcástico que pudo.

—Que pena —dijo Leroin y en verdad parecía apenado??!!! —, pero no voy a poder estar en el almuerzo. —Ok, en verdad estaba apenado, ¿qué no había entendido el sarcasmo? — Aún tengo que hacer varias cosas antes de darles las lecciones.

—¿Qué? —dijo Jaz.

—Que tengo que hacer varias cosas…

—No, no, no —le interrumpió Jaz— Que qué tienes que hacer?

En ese momento pasaron las chicas acompañadas cada una de su protector.

—No se tarden mucho —nos dijo Sher, guiñándonos un ojo— o se les puede enfriar la comida.

—Si, no vaya a ser que después les caiga mal —dijo Naxi, quien iba con una sonrisa que pareciera que acababa de ganar la lotería… bueno, Alan no estaba mal… Ninguno de los guardianes estaba nada mal!!!
Cuando la puerta del salón se cerró tras ellas, Leroin volvió a hablar.

—Mejor que aún no lo sepan, algunas no están preparadas —dijo Leroin y un brillo que no pude identificar se poso en sus ojos. — Al menos que puedan guardar el secreto? —me parece a mí o nos está retando???
—Entre nosotras no hay secretos —dijo Jaz tajante.
—La lealtad ante todo, ¿qué ustedes no practican eso? —les pregunte.
—Por supuesto —respondió rápidamente Stefan.
—Confiamos en cada uno de nosotros —dijo Leroin, no sin antes darle una mirada extraña a Stefan. Volví a ver a Jaz por si había sido mi imaginación, pero no, Jaz estaba mirando a Leroin con una mirada… Si este chico sigue así, Jazce le arrancará diente por diente sin anestesia. Auch!!

—Gatitas, será mejor que entren —Bones estaba en la puerta del salón.

—Vamos chicas —dijo Stefan—, Bones tiene razón, entremos, además la comida está excelente como para que la dejemos enfriar.

—Nos vemos —dijo Leroin, se dio media vuelta y desapareció por uno de los pasillos.

Jaz me miro y lo único que pude hacer fue encogerme de hombros, había algo… HAY algo que los guardianes saben y aún no nos han dicho.

Entramos al salón donde las chicas ya estaban comiendo y como bien nos dijo Leroin no supinos de él hasta las clases…

—Ustedes son desendiosares de sacerdotisas de sueños —la voz de Acheron me saco de mis pensamientos— ellas luchaban para mantener el equilibrio entre la luz y la oscuridad.

—Eran muy poderosas —dijo Leroin— por eso no hay dudas de que ustedes lo puedan lograr, Luna tiene los sueños premonitorios, Shuk puede viajar y traer información, Pame crea ilusiones en los sueños, Vero puede entrar en los sueños pasados y Rocio es sacerdotisa de luz; las demás también tiene un don, que poco a poco lo irán descubriendo.

—Practiquen con su compañera de cuarto, las anclas tienen que aprender a entrar fácilmente a los sueños. —nos dijo Acheron— Vayan a sus cuartos, y descansen… mmm… Rox, ¿puedes quedarte un momento?

Eso fue suficiente para romper el silencio que teníamos, entre bromas y silbidos fuimos saliendo dejando a Rox y Acheron en la habitación donde nos daban clases, solos.

—Tengo dando vueltas mi cabeza con tanta cosa —le dije a Stefan esa misma tarde, estábamos en la habitación que Jaz y yo compartimos— ¿Cómo se supone que me acordaré de todo?

—No debes porque preocuparte tanto —me dijo, dándome una sonrisa ladeada que lo hacia verse como un dios griego—. Para eso estamos nosotros.

—Para preocuparse? Porque si me dejan llevar un papel con todo apuntado…

—No, Pame… —se rio (Dios, que lindo!!! )—, estamos para ayudarlas en cada paso o cada movimiento, nosotros ya sabemos cosas e igual que ustedes cada uno de nosotros tiene un don para ayudarlas.

—Y cuales son?

—Todo a su tiempo —me dijo, mientras me acomodaba un mechón de pelo detrás de la oreja—. Pero si te puedo decir que no es casualidad las parejas que se formaron, todo es por algo. —No había quitado su mano del lado de mi cara, y yo no podía apartar mis ojos de los suyos. Que guapo y sexi es este niño!!! Cómo quiere Leroin que nos concentremos con estos bellos ángeles.

—Ay!, chicos —dijo Jaz que acababa de salir del baño— me está empezando a dar dolor de cabeza— Nos miró a Stefan y a mí— No interrumpo nada, verdad???

—No, Jaz, no interrumpes nada —esperaba que mi mirada asesina fuera más que suficiente para que entendiera el mensaje.

—A bueno —no¬¬, no fue suficiente!!!— Pues sí, me está dando dolor de cabeza, creo que me acostare ya para ver si se me quita.

—Bueno, entonces será mejor que me vaya —dijo Stefan, levantándose de mi cama donde estábamos—. Tienen que descansar —me dio un pequeño beso— Sueña conmigo —me dijo guiñándome un ojo.

Cuando cerro la puerta me volteé para decirle algo a Jaz, pero toda replica murió cuando vi que ya se había quedado dormida.

—Ami…

—mmmm…

—Ami, Pame… despierta.

—Que…???... —pregunto con voz dormida, cuando abro los ojos me encuentro con la luz de la lámpara encendida y la cara de Jaz con una expresión entre el miedo y la preocupación.

-Algo pasa en el cuarto del lado —me dice, lo que hace que me despierte del todo y empiece a levantarme de la cama.

—Que? Cómo que pasa algo???

—Si… bueno… no sé, es que se escuchan cosas raras… —su cara de preocupación me asusta lo que hace que me levante del todo de la cama y camine a encender la luz— No he podido dormir desde hace horas —me dice Jaz, lo que me hace sentir un poco culpable por poder dormir donde sea y cuando sea. — Hace como una hora empecé a escuchar los ruidos.

—Qué clase de ruidos? —le pregunto y espero no echarme a temblar del miedo que me esta entrando.

—Son voces, lo que me hizo pensar que tal vez las chicas estaban hablando, pero… luego las voces fueron muy extrañas —me dice frunciendo el ceño— Que me dices, vamos a ver que pasa??

—Quienes son las del otro cuarto? —le pregunto.

—No me acuerdo, pero eso que importa, vamos —Jaz empieza a caminar hacia la puerta pero la detengo agarrándola del brazo.

—Espera Jaz, primero… tenemos que buscar algo con que defendernos —le sugiero, aunque mi tono es más de suplica que de sugerencia.

—Sí, pero aquí no tenemos nada —se pone una mano en la frente y se da unos golpecitos— No sé porqué no me traje mis herramientas —Jaz es conocida entre nosotras por sus torturas, o por lo menos por sus amenazas con ellas— Bueno, no importa, vamos. —Jaz me arrastra detrás de ella y nos vamos al otro cuarto.

Jaz tenía razón, de ese cuarto venía unos ruidos raros, otras chicas se reúnen con nosotros, lo más seguro es que también hayan escuchado los ruido. Logro identificar a Sid, a Ivonne, a Vero y a Laqua y todas teníamos la misma expresión, una combinación entre miedo, preocupación y confusión.

No creo que ninguna estuviera lista para lo que vimos cuando abrimos la puerta del cuarto, todas nuestras prácticas y dones iban a ser puestos a prueba esta misma noche.